Lo que tenés que saber para cambiar de iPhone a Android

Por: Doomito

En pos de total divulgación: SOY UN IPHONE FAN. Comencé utilizando el iPhone 3GS hace más de 10 años y he pasado por toda y cada una de las generaciones, evangelizando a familiares y amigos en el proceso. Personalmente creo que, en líneas generales, el iPhone es el mejor Smartphone de gama alta del mercado. Es un dispositivo realmente hermoso, es rápido, es seguro, con alto valor de reventa, es fácil de utilizar, y por sobre todo, rara vez he tenido un problema de falla de software. Creo que una de las grandes fortalezas del iPhone, más allá del hardware, es definitivamente su sistema operativo iOS.

En los últimos años utilicé el iPhone X, iPhone XS y luego, decidí cambiar al iPhone XR. Esto puede ser percibido como un retroceso para algunos, pero tuvo un claro objetivo en mi caso: mejorar la duración de la batería. El iPhone XR tiene el mejor rendimiento de batería de la línea iPhone, mayormente debido a su pantalla de LCD, en contraposición a las pantallas OLED del iPhone X y XS. Es cierto, se sacrifican prestaciones por tener un mejor rendimiento de la batería. ¿Es notable el cambio de pantalla LCD por OLED? De inmediato, pero es algo que fue aceptable en pos de superar la incomodidad de la duración de la batería.

En mi caso personal, hago un uso intensivo del teléfono, a razón de 7 a 8 horas de tiempo de pantalla por día: 2 a 3 horas de llamadas, WhatsApp de forma constante (usualmente responsable de 30% al 40% del consumo de batería), 1 a 2 horas de YouTube y Netflix y varias horas de navegación Web. El resultado, una inevitable carga a media tarde para llegar a completar mi jornada laboral. En los mejores días, terminaba con menos de un 10% de batería restante, a pesar de haber realizado un ‘tuning’ exhaustivo del iPhone que me permitió obtener 1 a 2 horas más de autonomía al día. Durante los viajes, el uso de cargador portátil era obligado con el iPhone para poder utilizar GPS y tomar fotografías en un día normal.

Luego de muchas horas de videos en YouTube sobre el Samsung Galaxy S10 (reviews y comparativos de baterías) y un hilo particular de Reddit con los resultados de uso de batería de múltiples usuarios, terminé por accidente con un Samsung S10 ajeno en mis manos. La pantalla me deslumbró, el equipo era más liviano y moderno que el iPhone XR, con una gran promesa de resolver mi problema de batería. En ese instante, decidí probarlo y la semana siguiente compré un Samsung Galaxy S10+ versión Exynos.       

A continuación, lo mejor y lo peor de esta experiencia al momento.

1. Android complica las cosas, las aplicaciones lo simplifican

Luego de utilizar iPhone por más de 9 años, preveía una mini-pesadilla al comenzar a operar con Android. Lo cierto es que el nivel de incomodidad generado por el cambio va a depender en gran medida de las aplicaciones frecuentes que utilice cada uno. En mi caso particular, 90% del uso en mi móvil es Gmail, YouTube, Google Keep, Netflix, Instagram, Feedly y WhatsApp. Por suerte, las aplicaciones son muy similares entre iOS y Android, con pequeñas excepciones. Para crear una experiencia homogénea entre mi equipo de escritorio y móvil, tuve que abandonar Safari en favor de Google Chrome, decisión que no me hace del todo feliz, pero facilita las cosas. En particular, al poder utilizar la sincronización de favoritos y contraseñas para ingreso a sitios Web.

A nivel del sistema operativo, los dos aspectos que mayor molestia crearon en esta transición fueron la falta de un sistema nativo de gestos táctiles (iPhone definitivamente está a años de distancia) y la configuración por defecto de parámetros del sistema operativo. En 2019, un dispositivo de alta gama como el Samsung Galaxy S10 viene configurado por defecto con los históricos botones de navegación de Android. Por suerte, y hasta tanto esperamos una solución definitiva en Android Q, es posible configurar una experiencia similar a la del iPhone con gestos táctiles que permiten ir para atrás, ir a la pantalla de inicio o ver las aplicaciones abiertas, ocultando los botones. Esto conlleva la notable ausencia del ‘swipe’ izquierdo para volver atrás, que puede imitarse mediante el uso del modo de operación con una mano.

Con relación a los parámetros de Android, muchas configuraciones que resultan fundamentales para un máximo aprovechamiento del dispositivo se encuentran apagadas por defecto. Por ejemplo, la resolución de pantalla configurada en FHD+ en vez de la resolución máxima de WQHD, el reinicio automático del teléfono (recomendado) o el uso de la función de batería adaptativa, que permite optimizar el uso de esta, a 4 clics de distancia, ubicada en un menú de improbable acceso para un usuario regular.

Reconozco que configurar un teléfono Android es mucho más divertido que configurar un iPhone, dando como mucho, son 10 los parámetros que pueden tener un impacto real en el funcionamiento del equipo. No obstante, creo que es contra intuitivo para un usuario normal.

2. Actualizaciones del sistema operativo

Cuando Apple libera una nueva versión de iOS, en cuestión de horas está disponible para ser instalada por aire (OTA) en todos los dispositivos, de forma independiente a la región o país en el que te encuentres. El caso de Android es bastante diferente. Cada actualización, tiene que pasar por una homologación del prestador de telefonía celular (carrier) para mantener compatibilidad con funciones específicas como ‘llamadas por WIFI’, voz sobre LTE y paquetes de personalización de cada proveedor. Esto conlleva a que una actualización de seguridad de Mayo 2019, liberada por Samsung a mediados de Mayo 2019, fue liberada para instalar en mi dispositivo unos 20 días después.

Los tiempos seguramente varíen de proveedor a proveedor, pero claramente es una experiencia diferente. GOOGLE se encuentra trabajando para reducir estos tiempos con las empresas prestadores de telefonía celular al menos en lo que respecta a actualizaciones de seguridad.

3. Seguridad y desbloqueo del equipo

Personalmente encuentro que iPhone FaceID es la mejor solución disponible en el mercado para desbloqueo y seguridad. Es rápido, es consistente, es seguro y funciona en plena oscuridad. La autenticación con huella dactilar ha sido siempre un problema para mi, en todas las versiones de iPhone, principalmente por el tipo de piel. El lector ultrasónico del Samsung Galaxy S10 no fue la excepción. Por ese motivo, el método preferido de desbloqueo de mi S10 es el reconocimiento facial. En este punto, siento que he perdido en seguridad.

A pesar de que el desbloqueo con reconocimiento facial del S10 funciona bien y es rápido (incluso en su modalidad más segura), encuentro que falla con poca luz y no funciona en lo absoluta con plena oscuridad. Esto me llevó a explorar otras opciones específicas de Android como SMART LOCK, que me permite configurar alternativas de desbloqueo inteligente, como por ejemplo el desbloqueo por ubicación (GPS). Con esta última opción, puedo mantener el teléfono desbloqueado en mi casa y oficina, minimizando la fricción con el reconocimiento facial.

Puntos por conveniencia, a costo de seguridad.

4. Experiencia general de uso

En este punto es donde sólo un usuario que haya utilizado iPhone en los últimos años puede comprender completamente el cambio. El Samsung S10+ es un equipo obscenamente rápido. No obstante, no posee la fluidez del iPhone. Son los pequeños detalles, las animaciones, las transiciones, el refinamiento de la experiencia de usuario en iOS y en las aplicaciones. Aún luego de reducir los tiempos de las animaciones en el menú de desarrollador de Android, se notan pequeñas demoradas al abrir o cerrar aplicaciones y en particular, en el administrador de aplicaciones abiertas.

Es sutil y no hace al resultado final de un teléfono móvil como una herramienta de trabajo, pero es algo que los usuarios que migren de iPhone a Android van a notar de forma inmediata.

5. Notificaciones en Android vs Notificaciones en iPhone

Esto fue una grata sorpresa. Las notificaciones en Android son mucho más que en iPhone. Son notificaciones accionables que están integradas de una forma excelente al uso del teléfono. Jamás tuve tantas notificaciones activas en un teléfono que mejoraran de una forma tan radical la experiencia de uso. A pesar de que la mayoría de las notificaciones en mi S10 están en modo ‘silencioso’, hago mucho uso de ellas para tomar acciones sobre las aplicaciones directamente desde la notificación. Esto creo una sensación de que muchas cosas pueden hacer de forma más rápida sobre Android.

En mi iPhone, la gran mayoría de las notificaciones eran avisos. Pocas aplicaciones incorporan acciones (muy básico) y lo cierto es que terminan siendo simples avisos en la pantalla de bloqueo.

6. Cámara, fotos y nube

Después de años de utilizar iCloud, tengo docenas de álbumes de fotos propios y compartidos. Previo hacer el cambio a Android, instalé Google Photos y subí mi biblioteca completa. Google te ofrece la opción de subir los originales y usar espacio de almacenamiento de tu cuenta o subir versiones en alta definición de tus imágenes y videos de forma gratuita. Por razones de compatibilidad, preferí subir los originales y pagar por el espacio utilizado. También es destacable que en las últimas versiones de Google Photos hay soporte para HEIC, formato de alta eficiencia nativo en iOS 11 o superior, también disponible como opcional en Samsung S10+.

El mayor problema de este proceso fue la perdida de los álbumes compartidos. Sencillamente no hay una forma automática / nativa para migrar esas imágenes a Google Photos. Copiar las imágenes desde los álbumes compartidos a un álbum propio termina generalmente en muchos archivos duplicados. Esto es una deficiencia de iOS, que no permite filtrar los elementos por el usuario que lo compartió. La solución fue paciencia y tiempo, seleccionando manualmente que migrar.

Con respecto a la cámara, el Samsung Galaxy S10+ está equipado con una cámara trasera de última generación que le permite tomar fotografías increíbles con el lente gran angular. En términos de calidad de imagen sin filtros, tengo la sensación de que el iPhone hace un mejor trabajo, incluyendo el Smart HDR del iPhone XR. Hay una diferencia de colores y texturas fácilmente perceptible. En este punto, la preferencia con relación a una fotografía u otra, puede tener que ver con la costumbre y/o gustos personales. Sin embargo, cuando vamos a la cámara frontal, la calidad de imágenes producidas por el S10 es realmente mala. Por este motivo, hay muchos usuarios que deciden llevar adelante la tarea de instalar una versión no oficial de la cámara de Google.

7. Batería en el Samsung S10+

A los diez días de haber comenzado a usar el Samsung S10+, vendí mi iPhone XR. Terminar el día con 30% de batería en un día de uso intensivo, o más del 40% en un día regular, es extraordinario. Con algunos cambios de configuración básicos y ampliamente difundidos, se puede obtener una mejoría de la batería notable. En particular, he notado que el perfil de ahorro medio de batería, modificado para mantener la velocidad del procesador, es la mejor opción.

Hay múltiples factores que me llevan a obtener este resultado. En primer lugar, el uso de modo noche o modo oscuro en prácticamente todo el dispositivo, con la excepción de pocas aplicaciones. En un equipo con pantalla OLED significa un ahorro significativo de batería.

En segundo lugar, Android es realmente muy inteligente en el esquema de ahorro de energía. En el modo optimizado (por defecto), termino usualmente el día con 30% de batería. En el modo de ahorro medio de energía, personalizado para mantener la resolución de pantalla, la velocidad del procesador y limitar el refresco de aplicaciones en segundo plano, es donde encuentro el mayor rendimiento. En este modo, generalmente termino el día con 40% a 50% de batería, aunque con algunos comportamientos irregulares en las notificaciones de WhatsApp y Gmail cuando el equipo está en reposo.

En tercer lugar, Android permite poner a dormir (modo sleep) todas aquellas aplicaciones que no se utilizan frecuentemente de forma automática o manual. Esto limita el uso de aplicaciones en segundo plano generando un ahorro de batería. A pesar de eso, algunas aplicaciones como Chrome, muestran actividad en segundo plano, que entiendo tiene que ver con la sincronización de las cuentas.

En conclusión, el rendimiento de la batería ha sido excelente y una mejoría notable con respecto al iPhone XR. En la medida de lo posible, les recomiendo optar por la versión SnapDragon 855 del Galaxy S10 Plus.

Por el momento, voy a continuar usando Samsung Galaxy S10+ / Android. Al menos, hasta el próximo lanzamiento de Apple :)

Más noticias de MOBILE

NOTIFICACIONES

¿Desea que VADER NEWS te envíe notificaciones con las últimas novedades?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de VADER NEWS.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas.