Breaking Bad: El problema que enfrentaron sus protagonistas al finalizar la serie Breaking Bad: El problema que enfrentaron sus protagonistas al finalizar la serie

Breaking Bad: El problema que enfrentaron sus protagonistas al finalizar la serie

Desde el primer momento en que Bryan Cranston y Aaron Paul aparecieron en pantalla en Breaking Bad como Walter White y Jesse Pinkman conquistaron elogios de la crítica especializada, aunque también un inesperado problema.

No cabe duda de que la famosa Breaking Bad se convirtió en una de las series de culto más populares y aclamadas por la crítica entre las producciones de su género. Avalada por un magnífico y talentoso equipo creativo, su elenco alcanzó el estatus de estrellas internacionales que pocos intérpretes logran en toda una vida profesional, de ellos obviamente los más destacados son sus dos protagonistas principales Bryan Cranston y Aaron Paul

Breaking Bad: Bryan Cranston y Aaron Paul enfrentaron un gran problema al finalizar la serie

Solo cinco temporadas de transmisión (2008-2013), bastaron para que Breaking Bad se convirtiera en la serie que marcó un antes y un después en los programas basados en historias sobre el narcotráfico, hasta el punto que no solo contó con una secuela cinematográfica llamada El Camino y un exitoso spin-off a modo de precuela titulado Better Call Saul, que se aproxima a su sexta tanda de episodios. También ha demostrado que, sin importar el tiempo, sigue capturando el interés de nuevas generaciones de fanáticos que la descubren en las distintas plataformas online. 

Con Cranston y Paul al frente de reparto y un dedicado equipo de producción, lograron atrapar al público desde su debut hace más de una década, con una bien contada historia sobre el ascenso y caída de un tranquilo y común profesor de química de secundaria llamado Walter White, que se transforma en el mejor y más solicitado fabricante de metanfetaminas de alta pureza, mientras arrastra consigo a un ex-alumno descarriado llamado Jesse Pinkman.

Hay roles que marcan un antes y un después en la carrera de un artista y en el caso de ambos protagonistas, si bien cada uno contaban con una reconocida experiencia en pantalla (sobre todo Cranston), Breaking Bad fue una oportunidad única en sus vidas y muy probablemente irrepetible. Sumado por supuesto a las ganancias económicas que, aunque algunos consideraban modestas para un programa tan famoso, tampoco estaban por debajo del promedio, si se compara con lo que ganaban otros actores en otras series de aquel momento.

Breaking Bad contó con magníficos e irrepetibles personajes

De acuerdo con el sitio Business Insider, el período de tiempo en que Bryan Cranston tuvo la responsabilidad de interpretar a Walter White ganaba la cantidad de 225.000 dólares por episodio. Mientras tanto, Paul, personificando al extraviado Jesse Pinkman en el drama criminal, le tocó recibir $ 150,000 por cada capítulo. Sus ingresos para la última temporada de Breaking Bad sumaron un aproximado de $ 3.6 millones y $ 2.4 millones respectivamente.

Más allá del aspecto monetario, el hecho más importante que ambos artistas debieron enfrentar al finalizar Breaking Bad, es poder superar la barrera que dejaron los personajes de Walter y Jesse en su vidas, algo que para cualquier profesional de la actuación por muy talentoso que sea es una meta tan difícil de lograr que a la larga podría convertirse en un problema, es un trabajo muy cuesta arriba (aunque no imposible) poder conseguir por segunda vez roles de tan alto nivel interpretativo.

Nora Andrade

Periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Experiencia en periodismo político, digital y escritura creativa. Me gusta Asia y su cultura+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias