Breaking Bad: La escena más absurda de la serie que todavía hace reír a Aaron Paul Breaking Bad: La escena más absurda de la serie que todavía hace reír a Aaron Paul

Breaking Bad: La escena más absurda de la serie que todavía hace reír a Aaron Paul

Desde que Breaking Bad terminó hasta la fecha, no han cesado los comentarios elogiando la manera de cómo sus actores realizaron un excelente trabajo. El mismo Aaron Paul quien dejó una gran huella con el papel de Jesse Pinkman no se cansa de agradecer su paso por la serie y comentar sus momentos preferidos.

Para el actor Aaron Paul el protagonizar la famosa Breaking Bad de la cadena AMC con el personaje de Jesse Pinkman al lado de Bryan Cranston como Walter White, ha sido una de las mejores experiencias de su vida. Esta oportunidad de demostrar su talento lo ha colocado como uno de los actores de alto nivel en el ámbito de las producciones de televisión en los últimos tiempos.

Aunque terminó en el año 2013 Breaking Bad no ha cesado de recibir grandes elogios.

Y es que, no solo Cranston realizó un cuidadoso trabajo protagonizando Breaking Bad, Aaron Paul con su papel como Jesse se compenetró con un personaje magníficamente escrito, del que guarda grandes recuerdos. Al respecto, en una entrevista el intérprete se refirió a una escena en particular que curiosamente lo hace reír cada vez que la ve.

Aunque el programa esta rodeado de un ambiente bastante oscuro como lo es el terrible mundo del tráfico de drogas sin duda tiene memorables momentos de humor negro. Todos hablan de Breaking Bad ante cada episodio, ante cada momento de la serie. Y aunque ya haya terminado, no deja de ser nombrada una y otra vez. Aaron Paul también lo cree así y nos regala el episodio que más ama de toda la serie. 

El desarrollo de un personaje tan complejo como Jesse presenta varias etapas, en momentos puede mostrarse torpe e inmaduro. Quizás el mejor ejemplo de eso es cuando lo invitan a cenar a la casa de los White como una forma de venganza. En ese momento Walter y Jesse están ya en una relación mentor-aprendiz en el que el joven aporta su experiencia en el tráficos de drogas y el mayor su habilidad para hacer un producto superior.

Ambos personajes tienen una dinámica desastrosa que se hace muy evidente en el transcurso de cinco temporadas de Breaking Bad. Un ejemplo de ello es la secuencia en la que Jesse (Aaron Paul) está cenando en casa de los White. La invitación no es algo inofensivo, Walter no lo hace por la bondad de su corazón, lo hace para molestar tanto a su socio comercial como a su esposa Skyler (Anna Gunn), sabe que la noche será incómoda y espera hacer que ambos se retuerzan.

Son esos momentos tensos en la cena los que Aaron Paul recuerda con más cariño. Los fanáticos todavía recuerdan a Walter y Skyler sentados uno frente al otro en silencio mientras Jesse intenta tener conversaciones incómodas con ellos, felicitando la comida. La escena es intencionalmente divertida y, por esa razón, sigue siendo uno de los momentos favoritos de Paul.

"Creo que eso realmente se destaca, sólo Jesse sosteniendo su vaso de agua como si fuera su manta de seguridad. Está como escondido detrás de su vaso de agua viendo cómo este matrimonio se desmorona frente a sus ojos. He visto esa escena tantas veces y me río cada vez, solo por lo absurdo de todo."

Carolina Portillo

Especialista en Periodismo Digital recibida de la Universidad Abierta Interamericana y estudiante de la carrera de Diseño Digital. Redactora independiente con una amplia trayectoria en contenidos sobre Series y Películas.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias