Fate: The Winx Saga: Errores de producción más convenientes del programa de Netflix Fate: The Winx Saga: Errores de producción más convenientes del programa de Netflix

Fate: The Winx Saga: Errores de producción más convenientes del programa de Netflix

Dado el reparto extenso y las historias interconectadas, la temporada 1 de Fate: The Winx Saga de Netflix se queda con bastantes inconsistencias o errores de producción a lo largo de los 6 episodios.

Fate: The Winx Saga tiene muchas partes móviles en la temporada 1, que van desde amigos cuestionables, un romance inestable hasta una facultad en su escuela de magia que parece tener esqueletos en sus armarios.

La ropa de Bloom

Fate: The Winx Saga: Convencionalmente la ropa de Bloom nunca se incendió y esto es un claro error de la serie

Bloom (Abigail Cowen) es un hada de Fuego y, desde el principio, puede generar llamas con sus manos. Sin embargo, a medida que se empuja al límite y libera más de su poder, las llamas se hacen más grandes.

Sin embargo, como tiene todos estos momentos pirotécnicos, su ropa no se incendia. Es un problema bastante evidente, especialmente cuando en el final de Fate: The Winx Saga, desarrolla alas de fuego y levita.

El escape de Stella

Luna (Kate Fleetwood) lleva a Stella (Hannah van der Westhuizen) de regreso a Solaria porque no le gusta cómo la directora Dowling (Eve Best) la está entrenando, pero cuando llegan a casa, de alguna manera, Stella se escapa.

Fate: The Winx Saga presentó un error de producción o apego a la historia cuando Stella se escapó sin problemas

Sin embargo, no debería haber podido hacerlo, ya que es un reino con una guardia militar. Claro, Stella podría haber doblado la luz para poner una fachada en su dormitorio, pero su madre es una maestra en la iluminación y la ilusión en Fate: The Winx Saga.

La cámara secreta

Beatrix (Sadie Soverall) pasa bastante tiempo tratando de irrumpir en la cámara secreta de Dowling en su oficina para sacar a Rosalind (Lesley Sharp). Al principio, lanza al secretario contra la pared, activando la trampa explosiva que le permite entrar.

Sin embargo, la directora de Fate: The Winx Saga no mejora el hechizo, altera el sistema de seguridad o mueve a Rosalind del lugar. Es conveniente que todo lo que se necesita es un sacrificio en la puerta.

Luego alguien puede entrar y encontrar la prisión de Rosalind, que es lo que hace Bloom para liberarla. Para empeorar las cosas, sabe que alguien quiere a Rosalind, pero no hace nada al respecto en Fate: The Winx Saga.

Winder Muñoz

Emprendedor del ciberperiodismo. Creador de contenidos digitales desde 2019. Amante de las series de ciencia ficción y la cultura pop.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias