Game of Thrones: Cuándo demostró que la realidad es más extraña que la ficción Game of Thrones: Cuándo demostró que la realidad es más extraña que la ficción

Game of Thrones: Cuándo demostró que la realidad es más extraña que la ficción

Una de las escenas más icónicas de toda la serie Game of Thrones fue la "Boda Roja",  tuvo lugar durante el penúltimo episodio de la temporada 3 titulado "Las lluvias de Castamere" (The Rains of Castamere) y fue inspirada en hechos reales.  

No es necesario recordar que Game of Thrones tuvo momentos que marcaron verdaderos hitos no solo para el programa sino para la historia de las series más exitosas del mundo, pero no todos sus fans saben que hubo un episodio en particular que no fue del todo ficción ya que estuvo basado en terribles hechos de la vida real.

La icónica Boda Roja de Games of Thrones

Ubicada en el tope de la lista de las mejores escenas de la serie histórica de HBO, La Boda Roja causó uno de los mayores impactos que se pueda recordar en Game of Thrones, comenzando por su puesta en escena con el color rojo como uno de los elementos claves de la boda, hasta el dramático giro que significó en la trama.

Aunque la Boda Roja vino a confirmar una de las características que acompañó al programa durante todas sus temporadas y esa es que ningun personaje por muy protagónico que sea está a salvo en Game of Thrones, también demostró que la vida real a veces es mucho más cruel que la ficción.

Como se recordará, el giro dramático en cuestión apareció en el penúltimo episodio de la tercera temporada en 2013. Presentó una masacre literal durante la Guerra de los Cinco Reyes. Fue una venganza de Walder Frey contra el rey Robb Stark por romper el pacto matrimonial entre la Casa Stark y la Casa Frey.

La Boda Roja fue uno de los giros más impactantes de Game of Thrones

Robb Stark (Richard Madden) , su madre, Catelyn (Michelle Fairley); la esposa embarazada, Talisa (Oona Chaplin), lobo huargo Viento gris; y miles de sus estandartes fueron asesinados cruelmente durante una sangrienta y sorprendente secuencia.

Se podría pensar que la escena es demasiado horrible para ser real, pero nunca se debe olvidar la máxima de que la verdad es más extraña que la fantasía que retratan las series. Según la revista digital Mental Floss se basó en dos hechos históricos que sucedieron en la vida real.

Uno de ellos fue La cena negra de 1440 en Escocia. Según la leyenda, todos los niños estaban disfrutando de la comida y el entretenimiento hasta el final de la cena, cuando la cabeza de un toro negro se dejó caer sobre la mesa. Dos jóvenes fueron arrastrados afuera, sometidos a un simulacro de juicio, declarados culpables de alta traición y decapitados.

El otro evento fue La Masacre de Glencoe en 1691, cuando dos soldados necesitados de refugio terminaron asesinando a 38 personas, algunas de las cuales todavía estaban en sus camas. Ambos eventos ocurrieron en Escocia, región que como es sabido por los fans de Game of Thrones fue terreno fértil para la imaginación del escritor George R.R. Martin.

Emiro Antonio

Locutor. Redactor especialista en series policiales, dramáticas y de comedia. Fan de la música y del séptimo arte. + info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias