sophie turner sophie turner

Sophie Turner confesó lo que sospechábamos del problema que le causó Game of Thrones

Para algunos, las batallas más fuertes de Game of Thrones se vivieron en un campo lleno de gente, pero con las recientes revelaciones de Sophie Turner, se pudo conocer que no siempre fue así. La actriz confirmó como tuvo que lidiar con mucho más que vestuarios y peinados.

Por:  Vicky Zoe

Cuando Sophie Turner entró a pertenecer al elenco de esta magnánima serie de HBO, era tan solo una adolescente de 16 años y lidiar con el compromiso que significaba protagonizar un programa de semejante envergadura como fue Game of Thrones, sumado a los conflictos que puede padecer cualquier persona de esa edad en medio de un set lleno de gente y con la crítica en las redes más aguda que nunca, no fue algo sencillo de superar según confesó la actriz de ahora 26 años.

 Lidiar con la fama, las responsabilidades y con la adolescencia fue difícil para Sophie Turner en Game of Thrones

En efecto, Turner brindó declaraciones en las que confesó que necesitó de la ayuda de un terapeuta mientras estuvo rodando la afamada serie de HBO durante las 8 temporadas que duró interpretando a Sansa Stark. Además de aprenderse parlamentos y escenas, la actriz que para entonces solo tenía 16 años, tuvo que recuperarse de un trastorno alimenticio generado por la presión de perder peso.

 “Todavía tengo días en los que me siento deprimida o ansiosa. Ahora es manejable, tengo las herramientas. Sé lo que es bueno para mí y lo que no es bueno para mí”.

Estar en el centro de atención durante las grabaciones de la serie en plena adolescencia representó una gran presión para Turner quien confesó que manejar la fama fue complicado a esa edad. De hecho, en una entrevista, contó que en 2019 que su salud mental se deterioró y esto la expuso frente a críticas despiadadas en sus redes sociales y fue señalada por parte de los espectadores, casi siempre por su apariencia. 

“Mi metabolismo de repente decidió caer a las profundidades del océano y comencé a tener acné y a aumentar de peso, y todo esto me estaba pasando frente a las cámaras”.
 

También destacó que le afectaba mucho lo que leía en sus perfiles de las redes sociales, el público fue muy duro con ella y se podía alegrar cuando veía comentarios geniales, pero no les daba tanta importancia como cuando veía alguno negativo, lo que la desconcertó cada vez. "La gente solía escribir, 'Maldita sea, Sansa ganó 10 libras' o 'Sansa necesita perder 10 libras'. Eran solo muchos comentarios sobre el peso" y esto claramente se le metió en la cabeza de adolescente que asumió con grandeza su rol protagónico en Game of Thrones. 

“Tenía la piel con manchas porque era adolescente y eso es normal, pero solía recibir muchos comentarios sobre mi piel y mi peso y sobre cómo no era una buena actriz”.
 

Sansa Stark fue un papel que Sophie Turner interpretó con gran profesionalismo en Game of Thrones

Llegó un momento en el que no soportó la presión y buscó hacer terapia que acompañara el rodaje de la serie y agregó: “Todo el mundo necesita un terapeuta, especialmente cuando la gente te dice constantemente que no eres lo suficientemente bueno y que no te ves lo suficientemente bien. Creo que es necesario tener a alguien con quien hablar y que te ayude a superar eso”. La decisión también fue criticada, pero fue cuando decidió eliminar las redes sociales de su vida, aunque siempre ha contado que tiene “una relación de amor y odio con las redes sociales”, pues tuvo que lidiar en terapia con los comentarios que le desataron una vergüenza corporal en su pasado. 

“He notado que las redes sociales me ponen increíblemente ansiosa y es algo de lo que trato de distanciarme”, dijo. “Tenerlas fuera de mi teléfono ha sido muy útil. Ahora, si tengo que hacerlo, es por unos minutos una o dos veces por semana, en lugar de horas todos los días”. “Ha hecho una gran diferencia”, dijo sobre su decisión de reducir las redes sociales. “Vive la vida real, es mucho más divertido”.

Haber hecho terapia durante el tiempo que también hizo la serie, le otorgó una cantidad de herramientas que ahora la Sophie de 10 años más tarde agradece y aprovecha cuando las situaciones así lo ameritan. Igualmente, le dio crédito a su mejoramiento personal, a la relación que tiene con su actual esposo, el cantante Joe Jonas que la sigue apoyando y con quien además tiene una hija.

“De vez en cuando, voy a un retiro para controlarme y todavía tengo días en los que me siento deprimida o ansiosa. Ahora es manejable, tengo las herramientas”.

"Sé lo que es bueno para mí y lo que no es bueno para mí. Sé lo que tengo que hacer para ponerme en un buen estado mental”. 

Vicky Zoe

Venezolana y caraqueña. Comunicadora Social, brontofóbica y pogonofílica, tatuada, medio geek que baila salsa, maradoniana y que lee mucho. Una cuarentona en búsqueda de nuevas tendencias y aventuras, hasta que el cuerpo aguante. + info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias