The 100: La peor equivocación de los escritores que arruinó el final de la serie

The 100: La peor equivocación de los escritores que arruinó el final de la serie

Cuando todo indicaba que Clarke, el personaje de la actriz Eliza Taylor, iba a convertirse en la clave de la última guerra de la humanidad en la temporada final de The 100, lo que terminó apareciendo en pantalla generó una avalancha de críticas contra la decisión de los creativos de la serie.

Meses antes que The 100 llegara a su final con su séptima temporada en septiembre de 2020, los rumores más fuertes apuntaban a la importancia que tendría su protagonista Eliza Taylor como Clarke Griffin para la humanidad y la guerra inminente. Todo señalaba que los acontecimientos que se mostrarían en pantalla, estarían profundamente enraizados en lo ocurrido en las primeras temporadas del programa y que la última gran batalla de la humanidad se desencadenaría en Bardo, otro planeta conectado a Sanctum y la Tierra por la Anomalía. Sin embargo, una vez que la serie culminó, la avalancha de críticas negativas no se hicieron esperar. 

La decisión creativa sobre el arco de Clarke fue motivo de muchas críticas a la temporada final de The 100

Cuando aún no había salido en pantalla la temporada final de The 100, las teorías alimentadas por la producción, se dirigían sin lugar a dudas a que tendría relación con el papel protagónico de Clarke en los momentos más impactantes del programa desde que comenzó, sobre todo al hecho de que tenía una fuerte conexión con  A.L.I.E, la inteligencia artificial creada antes del primer apocalipsis nuclear por Becca Franco (Erica Cerra). Como se recordará, Clarke tomó el chip para ingresar a la Ciudad de la Luz , integrándose a A.L.I.E, pero su conexión no terminó allí.

La protagonista todavía tenía el Mind Drive que una vez tuvo la personalidad de Josephine Prime, también tecnología desarrollada por Becca, pero como todavía tiene la llave de la Ciudad de la Luz en su cabeza pudo sobrevivir a que le borraran la mente. Esto implicaba que sería el centro de la siguiente temporada, con los Discípulos buscando quitarle la información que su cerebro absorbió del chip y que desencadenaría la guerra final de la humanidad. Las expectativas se dirigían a que The 100 estaba configurando a Clarke como la pieza clave que impediría la extinción de la  humanidad, algo que no ocurrió y obviamente decepcionó a un importante porcentaje de los seguidores del programa.

Muchos criticaron el arco que recibió el personaje para el final de la serie. Clarke es el corazón de The 100. Desde el principio, sus elecciones han tenido un efecto importante en las historias de formas positivas y horribles. Ella fue la fuerza impulsora del espectáculo, cargó con el peso de las decisiones que dieron forma a la vida de su gente y sus seres queridos. Lamentablemente, la opinión generalizada del desempeño de la Clarke de la que se enamoró el público en temporadas anteriores, es que en el final apenas formó parte de la historia.

Lo que ocurrió con Clarke fue considerado la peor equivocación de los escritores que perjudicó el final de la serie

Relegada a un segundo plano, Clarke Griffin fue una ocurrencia tardía en la trama que se mostró en pantalla en la última entrega de The 100. Los comentarios más lapidarios aseguran que incluso el personaje podría haber muerto en la sexta temporada y no habría cambiado mucho su culminación. De todas las historias que componen los últimos 16 episodios de la serie, Clarke siempre estuvo a la sombra del protagonismo que ejercieron los roles secundarios y los villanos.

El brillante personaje que bien supo construir la actriz Eliza Taylor, estuvo ausente durante gran parte del arco de Sanctum, que fue dirigido por Murphy, Emori, Indra y Sheidheda. Igual ocurrió con el arco de Bardo / Sky Ring que fue dirigido por Octavia, Hope, Echo, Diyoza y Cadogan. El público vio levemente destacarse a Clarke como parte del esfuerzo por encontrar a Bellamy, pero si los creativos hubiesen eliminado su viaje de Sanctum a Nakara y luego a Bardo y simplemente la secuestran haciéndola aparecer en el planeta, no hubiera cambiado nada.

Al final, Clarke ni siquiera fue el personaje que salvó al mundo. La única característica recurrente en The 100, la propensión de Clarke a ser el miembro clave de la tripulación que salva el día, no sucedió. Raven y Octavia se aseguraron de que su gente ascendiera mientras Clarke lamentaba sus pérdidas y acunaba a su hija en sus brazos. Se rindió, algo que rara vez hizo durante mucho tiempo y ciertamente no con la vida de su gente en juego.

Para los fanáticos de la serie ver que un personaje significativo se escriba de una manera que se convierta en un miembro innecesario del equipo en su última temporada, no solo fue decepcionante y desalentador, sino también muy criticado. Se convirtió en una sombra de lo que era antes y eso tuvo un gran costo para una serie tan exitosa como The 100. Esa decisión creativa por parte de los escritores, de reducirla a sólo ser el detonante del último giro de la serie al asesinar a un gran malvado  y su mejor amigo, empañó por completo el final feliz que significó que Clarke, a pesar de todo, sobrevivió con la promesa de una existencia pacífica rodeada de sus seres queridos.

Carolina Portillo

Especialista en Periodismo Digital recibida de la Universidad Abierta Interamericana y estudiante de la carrera de Diseño Digital. Me desempeño como generadora de contenidos digitales desde 2018. Amante de las películas y series contemporáneas.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias