The Blacklist: Curiosos secretos sobre las rarezas del elenco de la serie criminal

The Blacklist: Curiosos secretos sobre las rarezas del elenco de la serie criminal

Aunque The Blacklist forma parte de un gran universo de series criminales, ninguna se le compara. No solo por su trama y sus personajes, también porque su elenco está conformado por un grupo de actores muy particulares.

La serie The Blacklist ,a lo largo de ocho temporadas, ha presentado un extenso listado de personajes de todo tipo que giran en torno a los dos protagonistas principales: Red Reddington (James Spader) y Elizabeth Keene (Megan Boone).

The Blacklist lleva ocho exitosas temporadas

La gran cantidad de seguidores y el tiempo que ha durado The Blacklist en pantalla, son consecuencia de la calidad de su narración y el talento de sus intérpretes. Es por ello que todo lo que tenga que ver con lo actores detrás de sus personajes es motivo de curiosidad.

Y es que a medida que avanza la serie criminal, se han descubierto curiosidades y secretos que no todos saben de sus costumbres y comportamientos en el set cuando las cámaras no están filmando.

Uno de las curiosidades más populares conocida entre los seguidores de The Blacklist es que James Spader decidió afeitarse la cabeza desde el primer día, cuando hizo el episodio piloto de la primera temporada.

James Spader en The Blacklist

Sobre los motivos para convertirse en calvo sin serlo, en una oportunidad Spader le dijo a un medio digital que para los últimos proyectos en los que había trabajado, tenía el pelo largo, y que esto le parecía lo correcto, ya que se ajustaba a su estilo de vida.

Ya es parte de la historia del show que el personaje de Spader, Red Reddington, se ha hecho conocido por su característico aspecto calvo, por lo que no hay duda de que fue una decisión correcta.

Otro aspecto muy particular de The Blacklist se supo por la actriz Megan Boone quien reveló que la improvisación es una constante durante las grabaciones. Contó que improvisar mientras dicen sus líneas es una opción que se ha permitido con total libertad, aunque se apresuró en aclara que los guiones son excelentes y que muchas veces no era necesario.

En otra entrevista, Boone también se refirió a las largas horas que lleva hacer cada episodio, con jornadas de más de 15 horas para una escena dependiendo su grado de dificultad. El comentario no fue sorpresa, lo que si llamó la atención fue que para liberar el estrés el elenco baila entre cada toma sin importar lo oscura o intensa que sea la actuación.

Emiro Antonio

Locutor. Redactor especialista en series policiales, dramáticas y de comedia. Fan de la música y del séptimo arte. + info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias