Vikingos: El momento en que su famoso creador Michael Hirst no pudo evitar llorar

Vikingos: El momento en que su famoso creador Michael Hirst no pudo evitar llorar

Para los seguidores de la famosa serie Vikingos creada y escrita por Michael Hirst para History Chanel, no hay duda que el personaje preferido es Ragnar Lothbrok, magníficamente interpretado por el actor Travis Fimmel, lo que no todos saben es que ha sido el único actor que hizo llorar a su creador.

La anécdota más destacada de la serie Vikingos es que su creador Michael Hirst la había planeado muy corta en la que incluso su personaje principal Ragnar Lothbrok interpretado por Travis Fimmel, moría en la primera temporada, una decisión creativa que sin duda hubiera cambiado totalmente ( seguramente para mal) los acontecimientos ocurridos en la ahora legendaria serie de la era dorada vikinga.

Vikingos: La salida de Travis Fimmel del programa fue un gran riesgo

“Cuando estaba escribiendo la serie, Ragnar moría en la primera temporada. Pero cuando la estábamos produciendo, me di cuenta hacia el final de la temporada que el viaje de Ragnar recién estaba comenzando”, dijo Michael Hirst.

Ragnar Lothbrok se convertiría en la columna vertebral de la historia incluso después de su épica muerte en la temporada 4 que, aunque fue sacada de sagas legendarias nórdicas y era un compromiso establecido para que el personaje diera paso a sus hijos, fue uno de los momentos más difíciles y conmovedores para Hirts. La salida de Travis Fimmel del programa fue un gran riesgo que debía correr porque el fallecimiento del personaje era parte del concepto original que tenía en mente.

La opinión unánime del público de Vikingos y de la crítica especializada, es que el giro que marcó el punto de inflexión más significativo de todo el programa fue sin duda el vil asesinato de Ragnar Lothbrok al final de la cuarta entrega. Una muerte que para los fanáticos más acérrimos fue difícil de ver y que, a pesar de haber ocurrido dos temporadas antes del cierre del programa, se convirtió en el detonante de todo lo que sucedió después. 

El marco que desencadenó la salida de pantalla de Ragnar comienza después de que su segundo intento de tomar París fracasa y abandona Kattegat para no ser visto por varios años. Finalmente regresa a su hogar buscando venganza por el asentamiento destruido en Wessex, pero no es bien recibido por su pueblo ni por su familia.

Es entonces que decide sobornar a algunos hombres para que lo acompañen a Inglaterra y termina convenciendo al rey Ecbert (Linus Roache) para que lo entregue al rey Aelle (Ivan Kaye) de Northumbria a sabiendas de que sería ejecutado y que obligaría a sus hijos a unirse para vengarlo.

Cuando Ragnar murió Michael Hirst admitió que lloró, al igual que seguramente lo hicieron los millones de seguidores de Vikingos

Es en ese momento cuando Ragnar es tratado con crueldad, golpeado violentamente, mantenido suspendido en una jaula sobre un pozo de serpientes y finalmente arrojado para morir de una manera lenta y dolorosa. Justo antes de encontrar su muerte de tan terrible forma, el personaje en sus últimos minutos decide dar un discurso conmovedor que ha quedado grabado entre los fanáticos a lo largo de los años.

Sobre esa escena en especial, Hirst reveló que Fimmel tuvo que ser suspendido en esa jaula durante horas para poderla grabar a la perfección, estaba tan comprometido con el cierre del arco de su personaje que no usó ningún doble en el momento en que se le ve caer de la jaula. En opinión del escritor no solo fue un momento emocionante para los fanáticos que miraban en casa, sino para el equipo de producción en general y sobre todo para su persona.

“Travis fue suspendido en esa jaula durante horas, y el fondo realmente se abrió, y el verdadero Travis cayó. Travis es un australiano muy relajado, y cuando le pregunté cómo se sentía al grabar su propia muerte dijo: 'No estoy preocupado por eso, amigo'."

"Pero cuando llegó el momento, estaba profundamente involucrado en ello. Pasamos mucho tiempo trabajando en el guión. Cuando estaba en la jaula y gritaba su discurso final, era realmente él ".

Hirst también admitió que lloró, al igual que seguramente lo hicieron los millones de seguidores de Vikingos, cuando vio completa toda la secuencia del final del legendario guerrero vikingo, porque era el final de una historia milagrosa y única. La vida de Ragnar puede haber terminado, pero vivió en sus hijos que continuaron con su legado.

"Cuando lo vi, lloré, sabiendo que este era el final de un viaje en el que Ragnar y yo, Travis y yo habíamos estado", continuó Hirst.

“Fue una creación de Travis y yo juntos. Fue un día muy conmovedor. Lleva una gran carga en el programa, realmente paga todas las horas que hemos invertido en él. Hacemos la muerte muy bien, pero esto fue particularmente conmovedor”.

Nora Andrade

Periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Experiencia en periodismo político, digital y escritura creativa. Me gusta Asia y su cultura+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias