Vikingos: Travis Fimmel aclara cuál fue la escena que menos disfrutó de Ragnar Lothbrok

Vikingos: Travis Fimmel aclara cuál fue la escena que menos disfrutó de Ragnar Lothbrok

Para los fans de la serie Vikingos no hay duda de que el personaje preferido siempre será Ragnar Lothbrok, magníficamente interpretado por el actor Travis Fimmel, lo que no todos saben es cuál es el momento que el artista considera que menos le gustó hacer a la hora de interpretar al famoso guerrero.

Es por todos conocidos que en la serie Vikingos el personaje del legendario Ragnar Lothbrok, interpretado por Travis Fimmel, fue la columna vertebral de la historia incluso después de su épica muerte en la temporada 4, que aunque fue sacada de los libros también fue ideada para que la narrativa se centrara en sus hijos como lo indican las profecías. Es precisamente ese importante momento del programa creado para History Channel y luego transmitida por importantes plataformas como Amazone Prime y Netflix, el que menos disfrutó el actor y por un motivo muy válido. 

Vikingos: Travis Fimmel tuvo algunos desacuerdos sobre los momentos finales de Ragnar

Ahora que el spin-off Vikingos: Valhalla aún está en plena producción y sin fecha de estreno, los fanáticos de la famosa serie considerada un hito en los programas sobre la época dorada vikinga, se mantienen comentando todavía los aspectos más interesantes de la historia a poco menos de un año de su final. No solo de la trama, sino también de sus legendarios personajes y por supuesto de los actores que le dieron vida. Uno de los protagonistas que más interés causa, como era de esperar, es Ragnar Lothbrok personificado por Travis Fimmel.

La opinión general de los fanáticos de Vikingos y de la crítica especializada, es que el giro que marcó el punto de inflexión más significativo de todo el programa fue el asesinato de Ragnar Lothbrok (Travis Fimmel) al final de la cuarta entrega. Una muerte que para los seguidores de la serie fue difícil de ver y que, a pesar de haber ocurrido dos temporadas antes del final, se convirtió en el detonante de todo lo que sucedió después. La principal anécdota que rodea la filmación de tan importante evento, se concentra en algunas declaraciones hechas por Travis Fimmel en torno al gran desacuerdo entre su persona y los productores sobre los minutos finales de Ragnar.

Como los seguidores de Vikingos recordarán, después de que su segundo intento de tomar París fracasó miserablemente, Ragnar abandona Kattegat y no es visto por muchos años. Finalmente regresa a su hogar buscando venganza por el asentamiento destruido en Wessex. Al no ser bien recibido por su pueblo ni por su familia, decide sobornar a algunos hombres para que lo acompañen a Inglaterra. Cuando desembarca en la nación extranjera convence al rey Ecbert (Linus Roache) para que lo entregue al rey Aelle (Ivan Kaye) de Northumbria a sabiendas de que sería ejecutado sin compasión. Ragnar, como buen estratega, sabe que su muerte provocará que sus hijos se unan para vengarse.

Es cuando llega uno de los peores momentos de toda la serie vikingos y el motivo del mayor desacuerdo entre el actor Travis Fimmel y los productores. Cuando Ragnar es tratado con crueldad, golpeado violentamente y mantenido suspendido en una jaula sobre un pozo de serpientes. Justo antes de encontrar su muerte de tan terrible forma, el personaje en sus últimos minutos decide dar un discurso conmovedor que ha quedado grabado entre los fanáticos a lo largo de los años.

“Me alegra saber que el viejo Odín se prepara para un festín. Pronto estaré tomando cerveza de un cuerno encorvado. El héroe que llega al Valhalla jamás lamenta su muerte, no entraré al salón de Odín con miedo. Ahí esperaré a que mis hijos se unan a mí. Y cuando lo hagan, disfrutaré escuchando sus relatos de victorias. Los Aesir me darán la bienvenida. Mi muerte llega sin disculpas y le doy la bienvenida a las Valkirias que me llevarán a casa ”.

Una vez que salió al aire la muerte de Ragnar, Fimmel, acompañado por el creador de la serie Michael Hirst, fue interrogado en una entrevista sobre la icónica escena. En ella el actor contó que desde el momento en que le comunicaron lo que estaba planeado para los últimos momentos de Ragnar, manifestó su desacuerdo.

No estaba cómodo con la idea de que el legendario vikingo diera un gran discurso. En su opinión Ragnar no era del tipo de personaje del que se esperaba que hiciera algo así, principalmente porque siempre se mostró más como un pensador tranquilo.

"Odio los discursos. Fue escrito para ser una gran cosa, y no quería que dijera todo eso. Michael y yo discutimos al respecto", señaló el artista.

Por su parte Hirst explicó que esa escena en particular se convirtió en un gran momento, y que era comprensible que el artista estuviera muy preocupado por dar el último discurso desde la jaula, empapado hasta los huesos y que de paso tuviera que decir algo significativo. No era que no creyera en la magnitud que tendría ese momento para el resto del programa, sino que para el protagonista su personaje no daba discursos. Obviamente, Fimmel terminó aceptando la idea de que era necesario para sus hijos en la ficción, se esperaba que ellos en algún momento supieran lo que había dicho y eso los inspirará en sus futuras batallas.

Nora Andrade

Periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Experiencia en periodismo político, digital y escritura creativa. Me gusta Asia y su cultura+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias