Vikingos: tramas por las cuáles no queremos a Ivar the Boneless y que todos elegimos ignorar Vikingos: tramas por las cuáles no queremos a Ivar the Boneless y que todos elegimos ignorar

Vikingos: tramas por las cuáles no queremos a Ivar the Boneless y que todos elegimos ignorar

Ivar the Boneless "el deshuesado" puede haber sido un favorito de los fanáticos para comenzar, pero rápidamente se convirtió en un personaje malo con muchos problemas. Armamos un listado de tramas que no nos gustan del personaje en la serie y que realmente lo hacen "malo". 

Ivar the Boneless tiene que ser uno de los personajes más intensos y villanos que  Vikingos de History Channel haya visto. Es alguien que se destaca incluso entre todos los otros vikingos sedientos de sangre en el programa.

Ivar the Boneless

En verdad, Ivar se ha convertido en alguien que simplemente no nos gusta, punto. Sus acciones, comportamiento infantil y comportamiento general se combinan para producir un antagonista que parece casi una caricatura. 

En esencia, cada vez es más difícil relacionarse con este personaje. Aquí hay diversas tramas que están mal con Ivar the Boneless que todos elegimos ignorar.

Tirano absoluto

Una vez que Ivar toma el control de Kattegat, también adquiere un estilo de gobierno maquiavélico. Ivar encarna la necesidad de ser temido, no amado. Pero como hijo de Ragnar, ya habría tenido la confianza y la admiración de los nórdicos de todas partes.

A pesar de esto, mantiene un férreo control sobre su posición como Rey, y castiga de manera excesiva e innecesaria. Realmente no tiene ninguna razón para ser un tirano, pero claramente, esto lo hace sentir más seguro. En verdad, irónicamente tuvo mucho que ver con su ruina.

No muestra remordimiento

En serio, este tipo no tiene moral. El único remordimiento que ha mostrado fue por destruir a Sigurd, e incluso eso fue bastante breve y no parecía del todo sincero. Desde entonces, ha cometido actos mucho más cuestionables y no ha pestañeado.

A veces es fácil animar al villano cuando tiene algunas cualidades redentoras o un leve indicio de empatía, pero Ivar hasta ahora no lo ha demostrado. Desafortunadamente, su triste infancia debido a su discapacidad no es suficiente para atraer a muchos fanáticos.

No muestra remordimiento en ninguna de sus acciones

Abandonó a su hijo

Ivar le hace a su hijo lo que Ragnar le hizo, y lo deja en el frío debido a un defecto de nacimiento. Esta vez, sin embargo, nadie salva al bebé e Ivar pierde a su hijo para siempre. Aunque se ajusta a la personalidad de Ivar que él cometería tal acto, uno pensaría que habría aprendido a simpatizar debido a sus propias luchas.

Dado que el defecto del bebé estaba en su rostro, no habría afectado sus habilidades en la medida en que lo hace el problema de Ivar. Al final, todo lo que le importaba a Ivar era perseguir la perfección y querer la apariencia de una hermosa familia.

Ira interminable

Ivar no solo es malo, también grita mucho. Mucho. Fue hasta el punto en que su principal defensa contra los anglosajones fue sentarse en el suelo y gritar. No siempre tiene sentido que sobreviva a estos encuentros, a pesar de que definitivamente sería desagradable para el enemigo, al menos momentáneamente.

¿Realmente se supone que debemos creer que todo el ejército le tiene tanto miedo? Su ira a menudo es todo lo que tiene, pero también puede ser irritante, especialmente cuando no tiene mucho sentido.

Su ira no se detiene en ningún momento de la trama

Falta de compasión

Habría tenido sentido para la discapacidad de Ivar haberlo llevado a un lugar de empatía y compasión por los demás. Lo contrario sucedió, aparentemente! Parecía no haber ganado nada de la experiencia, aparte de una aversión al mundo y un deseo de demostrar su valía, sin importar el costo.

Al principio, era fácil simpatizar con Ivar debido a sus antecedentes, pero con el tiempo se ha convertido en un personaje multifacético.

Venganza

Todos los hijos de Ragnar, excepto Ivar, pudieron superar la destrucción de Lagertha de su madre, Aslaug. Ubbe incluso pudo trabajar con ella y luchar junto a ella. Ivar fue el único que parecía no tener el temperamento ni el razonamiento crítico para dejarlo de lado por su propio bien.

Él grita que nunca podrá perdonar a Lagertha, y nunca dejará de lado la idea de destruirla. En general, su obsesión por la venganza significaba más que estrategia o cualquier tipo de pensamiento claro.

Usa a su propia gente

La población de Kattegat no parece significar nada para Ivar aparte de ser peones en su juego de poder. No parece haber nadie con quien realmente se preocupe o se conecte, y la región en su conjunto sufre directamente como resultado de su negligencia.

Nadie puede decir una mala palabra sobre él o arriesgarse a ser castigado o eliminado por completo. Te hace preguntarte qué lo llevó a ser un gobernante que no sea su propio ego.

Complejo dominante

No olvidemos el aspecto más asombroso del ego de Ivar: el hecho de que él creía plenamente que era un Dios y quería que todos los demás también lo creyeran. Cuando Ragnar indicó que la discapacidad de Ivar lo haría especial, probablemente no quiso decir esto especial.

Nadie quería que Ivar se revolcara en la autocompasión por el resto de su vida, pero el péndulo finalmente se balanceó demasiado en la dirección opuesta. Gran parte de la justificación de sus propias acciones provino de este sentido amplificado de sí mismo, que nadie realmente creía excepto él.   

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias